Arriesga su vida por un panecillo

 

En sus ojos puedes ver la adrenalina